Asegurando el mejor comienzo: 11 cosas que hacer después de que nazca tu bebé

Convertirse en madre y padre es un viaje lleno de nuevas experiencias y responsabilidades. Después del nacimiento de tu bebé, hay una serie de acciones clave que debes tener en cuenta para asegurarte de brindarle el cuidado adecuado. En este artículo, te ofrecemos una lista detallada de 11 cosas importantes que debes tener en cuenta y planificar una vez que tu bebé haya llegado al mundo. Estas te ayudarán a organizar tu vida y proporcionarle a tu bebé un entorno seguro y lleno de amor.

Qué hacer tras el nacimiento de tu bebé

El siguiente listado incluye una serie de consejos que no siguen ningún orden concreto. Si algo no te encaja, no sientas que tienes que hacerlo. Son sólo sugerencias que podrían resultarte útiles y que pueden ayudarte a disfrutar al máximo esta etapa. ¡Allá vamos!

1. Disfruta de los primeros momentos.

Hay tantas cosas que pasan desde antes de que empiece el parto hasta después de que tu bebé esté en casa contigo. Es un acontecimiento tan especial e increíble, y estamos seguros de que querrás recordarlo todo. Por ello, una muy buena idea es llevar un diario de estos primeros momentos. Es algo que recomiendan muchas madres, ya que una vez pasan los meses, se van olvidando los detalles. Es muy agradable poder volver atrás y releer lo que sentiste en un momento tan importante de tu vida.

2. Encuentra un lugar para las cosas del hospital.

Cuando estás en el hospital, te dan todo tipo de pequeños recuerdos: pulseras del hospital, gorros de bebé, la tarjeta con el nombre de la cuna de tu bebé. Ese es el tipo de cosas que quieres conservar. Si tu libro del bebé tiene un lugar para almacenar estos detalles, entonces es un buen sitio para guardarlos. También puedes almacenarlos en una caja personalizada o algo parecido. Sin duda, serán un bonito recuerdo para enseñar a tu bebé cuando crezca un poco.

3. Comunica el nacimiento a tu seguro.

Esto es importante porque quieres que tu bebé esté cubierto por tu seguro lo antes posible. Lo más probable es que si tu embarazo estaba cubierto por tu seguro, el parto también lo estará. La mayoría de las compañías te dan un número determinado de días de cobertura del bebé después del nacimiento (la mayoría ofrecen 30 días) antes de que deje de estar cubierto, pero es mejor que lo hagas poco después de que nazca tu bebé para que no se te olvide.

4. Envía la documentación.

Uno de los aspectos legales importantes después del nacimiento de tu bebé es realizar su registro civil. El registro civil es el proceso en el cual se inscribe oficialmente el nacimiento de tu hijo y se obtiene el certificado correspondiente. En el caso de residir en Teruel, España, es necesario obtener el certificado del Registro Civil de Teruel para llevar a cabo este trámite.

Para obtener el certificado de nacimiento oficial y la tarjeta de la Seguridad Social, tienes que enviar la documentación por correo. La mayoría de los hospitales proporcionan este papeleo tras el parto, pero si no te han dado nada para rellenar y firmar antes de irte, pregunta a las enfermeras y averigua qué tienes que hacer.

5. Escribe CUALQUIER pregunta.

Cuando llegues a casa y de repente te des cuenta de que eres 100% responsable de cuidar a tu bebé, te surgirán preguntas. Te recomendamos encarecidamente que las anotes cuando te vengan a la cabeza, para que cuando vayas a la primera consulta de tu bebé no te olvides de hacerle preguntas al pediatra. Incluso después de esa primera cita deberías seguir anotando preguntas. Si es algo urgente y no tienes cita pronto, llama a las enfermeras de la consulta del médico. Suelen ser estupendas para obtener una respuesta y devolverte la llamada rápidamente.

6. Programa la primera cita médica de tu bebé.

Antes de salir del hospital, las enfermeras o el médico deben decirte cuándo tienes que programar la primera cita médica de tu bebé. En la primera cita solo querrán asegurarse de que tu bebé está ganando peso y seguro que también es para que preguntes un poco. Prográmala en cuanto llegues a casa para que te den cita en el momento adecuado.

7. Programa tu cita con TU médico.

El parto es traumático. Tu cuerpo experimentará muchísimos cambios. Antes de salir del hospital, el médico te dirá que programes una cita posparto para 6 semanas después del nacimiento de tu bebé. Creo que es igual de importante concertar esta cita rápidamente porque las consultas de obstetricia y ginecología suelen estar bastante ocupadas. Asegúrate de concertarla pronto para que, cuando tu bebé tenga 6 semanas y tú te encuentres mejor, el médico te dé luz verde.

8. Planifica el cuidado postnatal.

Si tienes la posibilidad, considera contratar ayuda adicional, como una doula posparto, para que te apoye en las primeras semanas después del nacimiento. Te permitirá descansar y recuperarte mientras recibes asistencia en el cuidado del bebé.

Además, si estás planeando amamantar, te vendrá bien buscar información y apoyo sobre la lactancia materna. Consulta con expertos o asiste a grupos de apoyo para resolver cualquier duda o dificultad que puedas encontrar.

9. ¡Cuéntaselo a todo el mundo!

Como si necesitaras que te dijera que hagas esto después de que nazca tu bebé. Pero de verdad, ¡comparte el nacimiento del nuevo miembro de tu familia! Llama, envía mensajes de texto, tuitea, usa Facebook e Instagram con esa monada. Evidentemente, díselo primero a tus padres (si no están en el hospital contigo), pero luego no dudes en presumir ante el mundo.

10. No tengas miedo de pedir ayuda.

Si llegas a casa y al cabo de un día parece que te ha caído una bomba, pide a tus amigos que te ayuden con la tareas del hogar, que pasen la aspiradora, ponga una o dos lavadoras, o simplemente que pasen tiempo contigo. La gente quiere ayudarte como sea, sobre todo la gente que ya ha tenido bebés, porque saben lo duro que puede llegar a ser. Si crees que no puedes preparar la cena, pide a una amiga que prepare algo de comer para que te lo traigan, así no tendrás que preocuparte por ello. De verdad, al principio puede ser duro pedirle a alguien que venga a ayudarte, pero merecerá la pena y a ellos les encantará ver a tu recién nacido y formar parte de su vida.

11. Ten paciencia.

Cuidar de un recién nacido es duro. Las primeras semanas puedes sentirte como una fábrica de leche y lo único que haces es alimentar a tu bebé. Recuerda también que debes ser paciente contigo misma. Tómatelo con calma y escucha lo que te digan los médicos y las enfermeras. Te recuperarás, sólo lleva tiempo.

 

Espero que estos consejos te ayuden después de tener a tu bebé! Recuerda que cada bebé y cada mamá son diferentes. Todas querrán darte consejos sobre cómo consiguieron que su bebé durmiera toda la noche a las 6 semanas, o cómo perdieron todo el peso del bebé en un mes. Puede que tu bebé no tenga un sueño increíble y que no duerma toda la noche hasta los 10 meses, y no pasa nada. Si tienes alguna otra sugerencia o idea, por favor, ¡deja un comentario y añádelo a la lista!

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.