¿Quieres ser un mejor padre? Ayuda con el trabajo emocional en el hogar

La noción de que la esposa es la administradora de facto del hogar se ha convertido en una especie de cliché en la cultura moderna. ¿Quién no ha oído nunca a ese marido diciendo cosas como: “Déjame hablar con mi jefe, antes de programar las vacaciones”.

Pero aquí está la cosa: La mayoría de las mujeres cargan con el peso de la planificación. Y esto incluye la gestión de las tareas diarias, así como sus sentimientos y los de su pareja con el fin de lograr que todo fluya a la perfección. Esto a menudo se conoce como “trabajo emocional”, o el trabajo invisible necesario para dirigir un hogar. La supervisión constante de las necesidades de la familia puede tener un alto coste. Si esta carga no se reconoce, puede tener un efecto muy negativo en el matrimonio, pues la persona que carga con todo ese trabajo se verá menosvalorada y poco reconocida.

Las mujeres son educadas desde niñas para soportar dicha carga emocional y son las que afrontan sin ayuda ni queja gran parte de este trabajo invisible. Son las que siempre están detrás de las necesidades de los miembros de la familia, para saber que es lo que necesitan y cuándo lo necesitan, convirtiéndose en algo que se da por echo como una tarea que deben asumir las mujeres en su rol de género sensible y más emocional que el del hombre.

Por lo tanto, si eres uno de esos hombres conscientes y que se preocupan por la situación que viven sus mujeres día a día, soportando no sólo la carga de sus trabajos sino también las propias de la vida familiar, en este artículo te mostramos algunas de las pautas que puedes seguir a partir de ahora para que vuestra situación cambie por completo.

Elabora un plan

Simplemente sentaos los dos y hablad de lo que ambas partes quieren sacar de su relación y lo que les importa a cada uno de ellos. Si los objetivos de ambos miembros de la pareja están claramente definidos, nos será mucho más fácil ver cuales son las tareas a afrontar y como dividir el trabajo que hay que hacer a diario en casa, con la pareja y los niños si los hay. Así seremos conscientes de todo lo que supone que un hogar funcione y vaya hacia delante.

Expresa gratitud

Muchos hombres tienden a ver a su pareja recordandoles que debían de hacer algo como una molestia, un incordio y creen que lo único que quieren es hacerles enfadar insistiendo en algo que han olvidado. Pero en vez de eso, debemos de ver el lado positivo, que nuestra pareja nos recuerde algo significa que está controlando nuestras cosas por encima de las suyas propias, no sólo está pendiente de su parte del trabajo sino que también vela por el nuestro, por lo que en vez de enfadarte di gracias. En el caso de que una determinada tarea o circunstancia nos suponga un problema háblalo siempre con tu pareja, seguro que ella está encantada de ayudarte, además expresar lo agradecidos que le estamos por su trabajo no cuesta nada así que hazlo, os sentiréis los dos mucho mejor y el ambiente en casa mejorará cuantitativa y cualitativamente.

Recuerda que tu pareja de vez en cuando, necesita un descanso

Es necesario tener la confianza suficiente para poder deciros; ‘’Hasta aquí he llegado’’ o simplemente reconocer que necesitamos un respiro. Intentad no ser orgullosos y sed claros a la hora de expresar como os sentís.
Si ves que tu pareja tiene ojeras y está de mal humor, no lo ignores, pregúntale, sentaros a hablar de cuál es el problema y cuál es la mejor manera de afrontar el trabajo para que ninguno de los dos se sienta agotado por completo, ¡equilibrad vuestras fuerzas y seréis invencibles!.

Definid vuestros valores

Es clave que las parejas sepan lo que valoran y que se aseguren de que sus acciones estén en consonancia con esos valores. Preguntaos cuáles son los valores que compartís, que es lo que hacéis para vivir conforme a esos valores y si con quién compartís vuestro tiempo, como amigos o gente del trabajo también están en esa misma sintonía. Si una pareja puede conocer sus valores y alinear sus acciones con ellos, hay una coincidencia emocional de satisfacción y realización que hará que os sintáis completos.

Trabaja un poco tu lado emocional todos los días

Lo más importante en cualquier matrimonio es la comunicación, y cuando se trata de compartir el trabajo emocional, esta habilidad se vuelve más crucial que nunca. Trabajad vuestro lado emocional a diario, así no será algo introducido de golpe, recuerda que los empachos nunca son buenos.
Haz que todos los días os salga natural preguntar cosas tan sencillas como; ‘’¿qué planes tienes para hoy?, ¿necesitas ayuda con algo? o ¿qué tal te ha ido el día’’. Mostrar interés el uno por el otro os hará más fuerte y hará que vuestra relación crezca en calidad día a día.

Recuerda compartir la carga emocional de un hogar es una tarea más fácil de la que creemos, lo verdaderamente difícil y agotador es soportarla uno solo. ¿Y tú, cuáles son tus trucos para que tu hogar funciones emocionalmente todos los días?

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.