¿Conoces los riesgos de la exposición al ruido para tu bebé?

Cuidado con los oídos de tu bebé

Si eres padre o madre de un recién nacido, probablemente ya seas consciente de qué algunos ruidos despiertan a tu bebé, y otros -cruzando los dedos- lo hacen dormir. Pero puede ser difícil juzgar lo que constituye un ruido fuerte, sobre todo en un entorno urbano donde oímos continuamente cosas como el tráfico, los claxons de los coches, las obras y el bullicio de la ciudad.

¿Cuáles son los efectos de la exposición al ruido en la salud de los niños?

La exposición a corto plazo a ruidos fuertes puede provocar una pérdida temporal de audición y zumbidos en los oídos. La exposición a ruidos fuertes durante toda la infancia puede causar una pérdida de audición permanente, así como perjudicar la salud física y psicológica del niño, incluidos el aprendizaje, el comportamiento, el habla y el lenguaje.

En otras palabras: la contaminación acústica es también un problema de niños. La exposición al ruido durante períodos prolongados puede alterar los patrones de sueño y elevar el ritmo cardíaco y la presión arterial.

Juguetes ruidosos: ¿cómo de ruidosos?

Cuando intentamos describir los niveles de ruido para una escucha saludable, utilizamos decibelios ponderados A (dBA) porque no sólo mide el sonido, sino también cómo responde el oído.

  • Los niveles de ruido adecuados son de 0 a 60 decibelios (dBA), es decir, el habla, los sonidos de la naturaleza o el ruido de la habitación o el salón.
  • Los niveles de ruido fuertes son de 60 a 90 dBA, que son cosas como el tráfico de la calle, camiones pesados pasando al lado nuestra o un concierto con música en directo.
  • Los niveles de ruido molestos son los que superan los 90 dBA, como las alarmas, los martillos neumáticos o el motor de un avión.

En un estudio sobre 120 juguetes infantiles comunes, el 78% se encontraba en el margen ruidoso y producía un nivel de ruido superior a 85 dBA, y el 22,5% producía un nivel de ruido en la zona peligrosa superior a 100 dBA.

Pato de goma o concierto: ¿qué es más ruidoso?

La encuesta anteriormente mencionada reveló que, de hecho, un pato de goma produce un nivel de ruido de 117 dBA, superior al de un concierto a todo volumen. Además de considerar los niveles de ruido, también hay que tener en cuenta la duración de la exposición. Con el ejemplo del pato de goma y el concierto en vivo, la duración de la exposición a un sonido de alto nivel en un concierto es más significativa que apretar un pato de goma. Sin embargo, esto nos da una cierta perspectiva de dónde empieza la exposición al ruido.

Cómo minimizar la exposición al ruido de los bebés

La lección principal es no pensar en los bebés como si fueran adultos pequeños. Como todavía se están desarrollando, son mucho más susceptibles al entorno que nosotros, por lo que no podemos aplicar las mismas normas de los adultos.

Busca las señales. Cuando veas que un bebé se sobresalta puede ser debido a un ruido que para él está en la zona de ruido-dolor.

Evita asistir a conciertos de música en directo ni te acerques a obras a menos que tu bebé lleve protección para los oídos.

Reconoce que el ruido de los hermanos mayores o los gritos pueden dañar el oído de tu bebé a largo plazo. En la medida de lo posible, minimiza esta exposición.

Piensa en bajar el volumen de la radio del coche cuando tengas un bebé a bordo. El efecto combinado de la radio, el tráfico y las conversaciones supone una elevada exposición al ruido para tu bebé.

¿Qué te han parecido estos consejos? ¿Qué medidas tomas o tomaste para proteger los oídos de tu bebé?

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.