¿Noches moviditas? Aprende trucos para que los niños duerman toda la noche

Toma nota de los consejos para conseguir que tu hijo duerma durante toda la noche y empieza a recuperar tu descanso nocturno.

Si has sido madre hace poco sabrás que una de las cosas más complicadas de conseguir es que el pequeño duerma durante toda la noche. Un hijo te cambia la vida y el primer cambio notable es que se acabaron esas noches en las que podías dormir tranquilamente. Elegir un pijama para bebe cómodo, evitar los ruidos fuertes y crear un ambiente cálido no siempre es suficiente para conseguir que el bebé duerma durante muchas horas seguidas. No te agobies, a continuación, te damos algunos consejos para recuperar esa tranquilidad nocturna tan ansiada.

Desarrollar un ritmo de sueño

Por norma general, los bebés recién nacidos duermen una media de 16 horas o más al día, pero no lo hacen de forma seguida, sino que duermen en intervalos de unas cuantas horas cada vez. Al principio este patrón de sueño resulta un poco errático, pero a medida que el pequeño madura y pasa más tiempo sin alimentarse se van adquiriendo ciertos ritmos de sueño.

A los 3 o 4 meses es normal que el bebé duerma unas cinco horas seguidas por la noche. Durante el primer año de vida podrá llegar a dormir hasta 10 horas seguidas.

Dejar que el bebé duerma en tu habitación

Dejar que el bebé duerma en la habitación de sus padres es uno de los mejores consejos para conseguir que el pequeño se sienta seguro. Los bebés necesitan sentir que sus padres están cerca, que atenderán sus necesidades siempre y que no están solos. Lo ideal es que el bebé duerma en su propia cuna o en un moisés. Las camas para adultos no son seguras ya que el bebé podría quedar atrapado en el espacio entre el colchón y la estructura de la cama o entre los listones de la cabecera. Además, si alguno de los padres dormido se mueve mientras duerme puede atrapar al pequeño tapándole la nariz y la boca, sofocándole.

Establece una rutina para ir a la cama

Los bebés no son capaces de distinguir el día de la noche. Para que empiecen a entender que hay un momento en que todos los habitantes del hogar deben descansar se debe establecer una rutina. La sobreestimulación por la noche debe evitarse para que el bebé pueda dormir tranquilo. Bañarlo, acurrucarlo, leerle un cuento o cantarle canciones tranquilas son estupendas actividades para que el bebé entienda que ha llegado el momento de dormir. Lo ideal es empezar estas actividades cuando el pequeño no está demasiado cansado en una habitación con poca luz.

Pijamas para bebésUsa pijamas cómodos

Para que el bebé pueda disfrutar de un descanso reparador es fundamental que emplees un pijama para bebe cómodo, de un tejido transpirable. El algodón es una estupenda elección.

Acuesta al bebé en la cama antes de que esté durmiendo

El pequeño tiene que asociar que la cama es el lugar donde debe dormir y para ello, lo mejor es que lo acuestes antes de que esté durmiendo totalmente. Cuando esté somnoliento acuéstalo y permanece a su lado para que no se sienta solo. De esta forma, poco a poco, irá adquiriendo el hábito de dormirse en su cama cuando está cansado.

Dale tiempo al bebé a que se acomode

Es muy posible que tu bebé se encuentre intranquilo y llore antes de encontrar esa postura en la que está cómodo y se duerme. Trata de controlar el llanto del pequeño, es posible que lo único que necesite es notar tu presencia para conseguir quedarse dormido.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.