Cómo influyen los vigilabebés en el sueño de tu pequeño

Por qué usar un vigilabebés

Cuando te quedas embarazada por primera vez, hay muchas cosas en tu lista de “cosas imprescindibles” y “listas de deseos”. Entre esa lista suele figurar un vigilabebés. Pero, ¿te sorprendería si te dijese que a veces hay que apagar esa cosa? No, no es que seamos unos padres negligentes. Sigue leyendo para saber cómo los vigilabebés pueden afectar al sueño de tu bebé.

Si has planeado ser una familia que duerme con tu bebé, es menos probable que sientas que necesitas un vigilabebés. Sin embargo, para los que no planeamos dormir juntos (aunque lo hayamos hecho, porque tener un bebé rara vez sale como lo planeamos), un vigilabebés es probablemente una de las primeras cosas que necesitas, más allá de los pañales, biberones y dem´s. ¿Cómo vas a oír al bebé si se despierta si no tienes un vigilabebés?

Permíteme empezar diciendo que todas las familias tienen diferentes estilos de crianza y que cada una tiene una casa de tamaño y forma diferentes. Si tienes un apartamento de 500 pies cuadrados, obviamente va a ser MUY diferente a una familia con una casa de 200 metros cuadrados con 3 plantas.

Conoce Disbaby, amigos y expertos en productos infantiles que han tenido a bien darnos su opinión en materia de vigilabebés.

¿Cómo influyen los vigilabebés en el sueño de tu pequeño?

Los vigilabebés como asistentes para que el bebé se quede dormido

Algunas personas creen que los vigilabebés son una forma de crianza súper protectora, que puede conducir a tu infelicidad como padre. La “crianza en helicóptero” como la llaman los anglosajones es aquella en la que te involucras demasiado y no enseñas a tu hijo a ser autosuficiente. Otros consideran que los vigila bebés abusan de la inexperiencia de los nuevos padres para obtener beneficios cuando son innecesarios.

Cuando se trata de entrenar el sueño, el momento en el que los vigilabebés obstaculizan su progreso es que puede oír cada resoplido, gemido y queja. Tener un fuss o un llanto magnificado en un monitor puede hacer que tu corazón se ponga a mil por hora y te haga pensar que alguien está secuestrando a tu hijo.

No cabe duda de que, si tu bebé padece alguna enfermedad, puede ser imprescindible vigilar más de cerca sus movimientos y su respiración. Pero, en el caso de un bebé medio y sano, no es necesario oír cada pequeño ruido que hace. De hecho, eso puede hacer que se interponga en su camino para que el bebé duerma toda la noche. De hecho, es muy normal y esperable que el bebé se queje y llore un poco entre los ciclos de sueño. Si lo haces demasiado rápido, ¡puedes llegar a despertar a tu bebé!

Dicho esto: los vigilabebés son muy útiles

No obstante, un vigilabebés puede ser extremadamente útil, en algunas situaciones. Si tu bebé se despierta, es fácil mirar en el monitor para ver qué está pasando. ¿Se queja, busca el chupete, lo encuentra y se vuelve a dormir? ¿Tu bebé tiene reflujo y, como has levantado un lado de la cama, está en el fondo de la cuna?

Un monitor de vídeo, en concreto, te ayuda a dejar de imaginar que algo terrible ha ocurrido ahí dentro o a determinar con precisión si debes entrar. Tal vez eso le enseñe a tu bebé más confianza en sí mismo que si te vieras obligado a comprobarlo cada vez.

En el caso de nuestros hijos, utilizamos los vigilabebés, progresivamente menos una vez que el más pequeño tenía tres años. Tenemos 3 pisos y regularmente solemos ver la televisión o una película en el sótano. Podían pasar 2 ó 3 horas antes de que subiéramos al piso y, si tu bebé está enfermo y vomita por todas partes, no parece un buen plan no poder oírle.

Conclusión: Como ocurre con muchas herramientas de tu caja de herramientas de crianza, no son las herramientas en sí, sino cómo las utilizas.

A veces sacábamos al niño mayor a jugar fuera mientras el bebé dormía la siesta. ¿Qué clase de tiempo de calidad sería tener que ir corriendo a comprobar cada 5-10 minutos si el bebé está despierto? Hoy en día, incluso hay monitores para bebés que pueden enviarte un mensaje de texto cuando el bebé lleva tantos minutos llorando, incluso cuando estás en una cita con una niñera en casa.

Conclusión: Como ocurre con muchas herramientas de tu caja de herramientas de crianza, no son las herramientas en sí, sino cómo las utilizas.

¿Has utilizado un vigilabebés? ¿cómo ha ayudado o perjudicado al sueño de tu bebé?

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.